La policía ha detenido a la madre de June Love Agosto, una niña de dos años que ha muerto dentro de un coche a altas temperaturas en Torrance, California. La mujer abandonó a la pequeña dentro del vehículo durante cinco horas mientras bebía con un amigo.

Abandonada a altas temperaturas, tapada con una manda y con la calefacción encendida

Los hechos pasaron el 21 de septiembre, en torno a las 11 de la noche. La madre dejó a la criatura dentro del vehículo con una manta tapándole las piernas, con las ventanas cerradas y la calefacción puesta en marcha, según la revista People.

La madre bebía en el coche del lado

La mujer dijo a la policía que había estado bebiendo con un amigo dentro de un coche al lado de dónde se encontraba la niña y, acto seguido, quedó dormida. Cuando se despertó cinco horas después y abrió la puerta del vehículo donde se encontraba la pequeña June, vio que había vomitado y que tenía quemaduras en la cara, el pecho y los brazos. Rápidamente la estiró sobre el césped y la roció con una manguera para refrescarla, según narró a la policía.

Nadie pudo hacer nada por la pequeña

Un peatón dio voz de alarma a las autoridades, que cuando llegaron al lugar de los hechos intentaron reanimar a la niña sin éxito. Según fuentes policiales, encontraron a la pequeña con una temperatura corporal de 42 °C. Los servicios de emergencias la trasladaron rápidamente al hospital, donde no pudieron hacer nada para salvarla.

La madre admitió a la policía que era ex drogadicta aunque ya estaba desintoxicada, según Telemundo.