Un soldado tailandés ha asesinado a tiros al menos a 20 personas que estaban cerca de un centro comercial en un aeropuerto este sábado al mediodía en Tailandia. Según parece, el chico ha retransmitido por Facebook el terrible crimen, y ha asegurado que buscaba "venganza".

Los hechos han pasado en la ciudad de Nakhon Ratchasima. El asesino ha disparado contra un militar superior y otros compañeros y, a continuación, ha entrado en las instalaciones comerciales, donde ha atacado de forma indiscriminada a varias personas que estaban en la zona. La policía tailandesa ha identificado al militar: se trataría del sargento Jakkrapanth Thomma.

"Ya no puedo mover el dedo"

En uno de los vídeos que ha grabado y después publicado en la famosa red social, el hombre ha asegurado que estaba "muy cansado" después de haber disparado a sus víctimas y ha llegado a decir que "ya no puedo mover el dedo". A medida que iba avanzando con sus matanzas, lo iba comentando en su perfil.

Algunas publicaciones incluían 'emojis' de carcajadas, pero dos horas después del accidente la empresa de Mark Zuckerberg ha eliminado su perfil. El hombre podría haber planeado esta matanza con premeditación, ya que unas horas antes ha publicado un mensaje que decía "la muerte es inevitable para todo el mundo", junto con una foto que lo muestra cogiendo una pistola.

Un niño entre los asesinatos

Entre las víctimas de este asesino hay, hasta ahora, agentes de la policía, taxistas, ciclistas, un estudiante y un niño pequeño. Además, se ha sabido que el hombre ha disparado contra un templo budista, y aunque 80 personas han podido ser rescatadas del centro comercial donde se ha atrincherado, todavía quedan unas 16 atrapadas, informa el Mirror.

Las primeras informaciones apuntan a que el hombre habría robado munición y armas de varios tipos en la base del Ejército donde también ha disparado y matado, al menos un guardia. Después de eso el hombre habría conducido hasta el centro comercial del aeropuerto donde ha llevado a cabo la masacre.

El portavoz del ministro de Defensa, Kongcheep Tantrawanit, ha asegurado que "no sabemos por qué lo ha hecho. Parece que se haya vuelto loco". Por otra parte, las calles de la zona han quedado cortadas y se ha establecido un perímetro de seguridad en torno al sitio.