Un taxista sin licencia ha sido detenido tras agredir a un agente cuando intentaba escapar de un control policial en Ibiza. Los hechos tuvieron lugar la madrugada de este domingo durante un operativo en el que se denunció a otros cinco conductores que tampoco tenían autorización para realizar este tipo de servicio. Según informa el Diario de Ibiza, en la isla está en funcionamiento una red de taxis pirata que se organizan a través de grupos de WhatsApp y que dan servicio aproximadamente a unas 2.500 personas.

Seis casos

El incidente se produjo durante un operativo que se llevó a cabo entre la medianoche y las siete de la mañana del domingo en los alrededores de dos conocidas discotecas de la isla situadas en Sant Antoni. En uno de los controles, un hombre con antecedentes policiales que conducía un taxi sin licencia agredió a un agente que estaba intentando inmovilizar su vehículo. Tras ser identificado, el arrestado no pudo ser sancionado por transporte ilegal porque los ocupantes del coche ya habían abandonado la zona, pero sí que se le detuvo por el intento de fuga y la agresión.

El despliegue policial -en el que participaron agentes de paisano de la Policía Local de Sant Antoni con apoyo de agentes de la Unidad Nocturna y de un inspector de Transportes del Consell de Ibiza- se saldó con otras cinco denuncias interpuestas a tres taxis piratas y a dos conductores que no tenían licencia de Vehículo de Transporte con Conductor (VTC). Además, uno de los sancionados por no tener licencia de VTC conducía una limusina que anteriormente había infringido una orden de inmovilización.

Organización

Según informa el Diario de Ibiza, existe una red de taxis pirata que opera en la isla y que da servicio aproximadamente a unas 2.500 personas. Esta organización se agrupa bajo una plataforma denominada Ubiz que funciona utilizando hasta diez grupos de Whatsapp diferentes, en los que gestionan los trayectos fraudulentos ofreciendo a los usuarios unos precios variables y por debajo de las tarifas establecidas.