El Tribunal Supremo de Noruega considera un delito la importación y posesión de muñecas hinchables de tamaño infantil. Así lo han decidido por unanimidad los cinco magistrados del caso al considerar que “la anatomía y las proporciones de la muñeca son las de una niña diseñada con fines sexuales”.

La policía se muestra preocupada ante el aumento de compras de muñecas infantiles

 

La muñeca en cuestión, comprada en Hong Kong a través de Internet, fue incautada a un hombre de 45 años en el aeropuerto de Oslo en 2016 y tenía tres oberturas en el cuerpo, una peluca, un par de ojos adicionales, un tubo de gelatina y equipo de lavado.

El Ministerio Fiscal acusó al propietario de un delito que prohíbe la importación de representaciones que sexualicen a los niños. El abogado defensor, en cambio, alegó que la muñeca no entraba dentro de las representaciones sexuales de niños vetadas por el Código Penal, castigadas con hasta tres años de cárcel, informa Confilegal.

Evitar el abuso real

Uno de los argumentos del abogado defensor fue que la muñeca ficticia “puede ser un sustituto suficiente para evitar el abuso real”, razonamiento que el tribunal rechazó. De este modo, el comprador tendrá que hacer frente a una pena de 60 días de cárcel y a una multa de 10.000 coronas (unos 1.000 euros).

La policía noruega, por su parte, se ha mostrado muy preocupada ante el aumento de compras de muñecas sexuales reales en Hong Kong porque consideran que los adquirientes puedes ser potenciales abusadores.