Una niña de 14 años se suicidó el viernes pasado después de que la profesora la humillara por haberse ensuciado el vestido con sangre menstrual. Los hechos han ocurrido en la ciudad de Kabiangek (Kenia), según informa Kenyans.

La maestra la llamó “sucia” delante de sus compañeros de clase

La madre de la adolescente ha explicado que la maestra después de llamarla “sucia” delante de sus compañeros de clase, ordenó que abandonara el aula. En el momento de los hechos, según la madre, no tenía compresas ni nada con que sustituirlas. La niña al llegar a casa contó a su madre lo sucedido. La madre fue a buscar agua, pero cuando volvió la niña ya se había quitado la vida.

Unas 200 personas protestaron delante de la escuela, cortaron una carretera cercana y derribaron una de las puertas del centro. La Policía los dispersó con gases lacrimógenos y detuvo a cinco personas. La escuela, de momento, permanece cerrada. Mientras, la dirección del centro educativo no ha querido hacer ningún comentario de la situación.