Insólito descubrimiento de unos médicos, después de realizar unas pruebas a un hombre de 48 años que fue al Hospital Westmead en Sídney (Australia) con dolor de cabeza.

Le realizaron una tomografía del cerebro. En ese momento descubrieron una lesión calcificada en la cavidad nasal derecha, según explica el British Medial Journal.

En su interior había una bolsa de marihuana que el propio paciente se colocó 18 años antes, cuando estuvo en prisión para evitar que esta fuese detectada por los guardias de seguridad de la cárcel. Sin embargo, una vez dentro no la pudo sacar y siempre pensó que la había tragado, a pesar de que en años posteriores sufrió síntomas de obstrucción nasal.

Los médicos le extrajeron el paquete de marihuana con anestesia general. Tres meses más tarde, el paciente afirma que ya se encuentra bien y no tiene ninguna molestia.