El 48% de los cánceres de garganta los causa el virus del papiloma humano (VPH). Así lo afirma la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), que, además, asegura que las cifras se han disparado en los últimos años a causa de los cambios en los hábitos sexuales.

Hace una década que aumentan estos casos

Ya lo pronosticaba un informe publicado por el British Medical Journal el año 2010: el número de casos de este tipo de cáncer está relacionado de forma directa con el auge de la práctica de sexo oral sin preservativo. Y, desde entonces, las cifras han ido escalando.

Los datos se ven, además, apoyados por la evidencia médica: el tumor de garganta es el sexto más diagnosticado en España. Cada año se detectan 17.000 nuevos casos de cáncer de cabeza y garganta; y uno de cada cinco se encuentran en la faringe, según afirma Carlos Marín, el portavoz de la SEORL-CCC.

¿Qué provoca esta situación?

"Antes este tipo de tumores se relacionaba con el consumo de alcohol y tabaco", comenta Martín. Pero, ahora, los cambios en las tendencias sexuales de los últimos años son el factor más relevante que causa esta enfermedad: se empieza antes a tener sexo, se tienen más compañeros de cama por persona, y eso pone el virus del papiloma sobre la mesa.

Pablo Parente, miembro también de la SEORL-CCC, añade que hay un gran desconocimiento de la población con respecto a la relación entre este tipo de cáncer y el VPH (por ejemplo, en los Estados Unidos el 70% de los ciudadanos desconoce el vínculo). Y va más allá: vaticina que, en los próximos años, las cifras de estos casos aumentarán.

La solución recae en la tecnología

El crecimiento en el número de tumores provocados por el papiloma comporta que se requieran nuevas herramientas para cuidarlos, y la evolución tecnológica es clave para hacer avances en este campo y mejorar las técnicas y los procedimientos quirúrgicos.

Las nuevas herramientas no llegan a todo el mundo

Parente denuncia que los nuevos equipamientos de alta generación no llegan en todas partes. "Tienen un coste muy grande y requieren una gran inversión por parte de las administraciones públicas", asegura.

Y es que, según el secretario general de la SEORL-CCC, Raimundo Gutiérrez "en el Estado existen de 46 unidades que cuentan con la nueva tecnología robótica". El experto denuncia, sin embargo, que sólo una parte de estos se encuentra en los hospitales públicos, y muchos no se utilizan en otorrinolaringología y cirugía de garganta y cabeza, sino en intervenciones urológicas.