Hacer el amor en tiempos de coronavirus ha sido uno de los debates que se han tenido los últimos meses casi por todo el mundo. El confinamiento y el contagio han hecho repensar la manera de tener sexo durante la pandemia.

Una joven pareja, de 26 y 24 años, ha optado por la solución más restrictiva. Las relaciones duran unos cinco minutos, con unas posturas concretas y siempre con seguridad. Estas medidas extraordinarias las pusieron en práctica después de que el chico fuera sospechoso de coronavirus y que la chica, que es auxiliar de enfermería, tuviera miedo a contagiarse.

Protocolos para cada coito

Melaine Jennings y Joe Hutchens, de Bodmin, en el Reino Unido, han aplicado protocolos claros cada vez que tienen relaciones sexuales. Lo han explicado ellos mismos en una entrevista que ha publicado en exclusiva el diario británico The Sun. La pareja lleva un EPI, formado por guantes y mascarillas, y hacen limpieza en profundidad de la habitación cada noche y después de casa sesión de sexo.

El objetivo de la pareja, sobre todo de ella, que es quien lidera este curioso protocolo, es evitar contagiarse de coronavirus. La chica, que es auxiliar de enfermería, sigue las instrucciones de un estudio de la Universidad de Harvard, que recomienda a las parejas tener sexo con mascarillas para rebajar el riesgo de contagio.

Sexo Seguridad

La pareja busca seguridad en el sexo: relaciones con mascarilla, guantes y todo desinfectado.

Melaine lo ha explicado ella misma a The Sun. La joven rocía la casa con lejía, es el olor de este desinfectante lo que hace que su pareja sepa que ella quiere sexo.

¿Coronafobia?

Todo está a punto: sábanas nuevas, desinfección de la habitación, mascarilla, guantes y ducha antes y después del coito. Reconoce, la chica, que quizás sufre "coronafobia" pero que es importante para ella. Y avisa de que "no es un fetiche sexual extraño".

Lo que sí que acepta la chica que ha puesto en práctica este protocolo es que sufre TOC para la limpieza, una disfunción que ahora ha aumentado con la llegada de esta crisis sanitaria.

Joe estuvo ingresado

Melaine también ha explicado que el miedo al coronavirus lo desarrolló cuando su compañero, Joe, fue sospechoso de tener el virus durante el mes de marzo. El joven incluso tuvo que estar ingresado.

Después de salir del hospital, cuando se dieron el primer beso ella se quedó "congelada" y pasó mucho miedo, desde entonces que ideó el plan para poder mantener relaciones sexuales, que finalmente ha llevado a la práctica.

Posturas concretas y sólo 5 minutos

"Me encanta Joe y me encanta el sexo", asegura en la entrevista en The Sun. Y cree que esta es la única forma de poder seguir practicándolo sin que el coronavirus lo impida.

Las posturas también han cambiado, sólo ponen en práctica la "cucharilla" y el "perrito" y así evitan tener contacto "cara a cara". Además, según explica ella misma, las relaciones no duran más de cinco minutos. Algo rápido y hacia la ducha otra vez. Sexo sí, seguridad también.