Un nuevo brote de fiebre Q ya ha dejado al menos a seis personas afectadas en Villajoyosa (Alicante). Según ha informado la Conselleria valenciana de Sanidad, los casos declarados -una niña de tres años y cinco adultos- evolucionan favorablemente tras su ingreso hospitalario y se estudia el posible contagio de otros cuatro ciudadanos más en la misma localidad. Esta enfermedad causada por la bacteria Coxiella burnetti es considerada una zoonosis (afección propia de los animales) y sus principales síntomas son fiebres altas, cefalea, mialgias, escalofríos, náuseas y vómitos.

Ingresados

Sanidad está investigando este nuevo brote que requirió el ingreso hospitalario de tres de los seis afectados, que ya han recibido el alta médica. Los episodios de contagio se han producido en el municipio alicantino de Villajoyosa y por ahora se estudia otros cuatro casos que podrían elevar la cifra de víctimas hasta la decena. Según señalan los especialistas, se declara un brote cuando hay dos o más casos de una misma enfermedad en los que se evidencia una relación epidemiológica. 

En este caso, la confirmación tuvo lugar el pasado 5 de septiembre, cuando se constató que había un segundo paciente afectado por la bacteria, y se comunicó inmediatamente al Ayuntamiento de Villajoyosa y a la Conselleria de Agricultura. Ante la clínica inespecífica que presentan estos enfermos, la norma para el diagnóstico confirmado de la enfermedad aguda es la demostración de un incremento al cuádruple de los anticuerpos en dos muestras de suero obtenidas con un intervalo mínimo de 15 días, siendo tomada la primera en la fase aguda de la enfermedad.

Fiebres

La fiebre Q es una zoonosis (origen animal) causada por la bacteria Cloxiella burnetii. Esta afección -que clínicamente se comporta como una enfermedad febril aguda- se caracteriza por escalofríos, cefalea, malestar general, mialgias y sudoración profusa. El periodo de incubación es de entre 14 y 39 días, y su gravedad y duración varían considerablemente. La principal vía de contagio es la transmisión aérea producida por la inhalación de gotas aerosoles y polvo contaminado por el contacto con animales infectados. También es posible, aunque mucho menos frecuente, la transmisión vía alimentaria por el consumo de leche cruda de animales contaminados, seguida de regurgitación y aspiración.

El tratamiento habitual consiste en la administración de antibióticos (doxiciclina) por vía oral. No existe profilaxis ante la fiebre Q, no obstante, hay que tener en cuenta que la transmisión persona-persona es excepcional. En el caso del brote de Villajoyosa, las actuaciones sobre los animales se están llevando desde el Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y la Conselleria de Agricultura con el apoyo de la policía local de la localidad.