Cuatro chicos de entre 19 y 23 años han sido detenidos en Calp, en Alicante, para apalear a otro chico de 21 años y dejarlo varios días coma. Uno de los detenidos, además, ya había participado en otra paliza que mató a un joven hace dos años cerca de allí.

Los hechos pasaron, según la Guardia Civil, las primeras horas del martes 27 de agosto: en torno a las cinco de la madrugada. Todo pasó cerca de los locales de ocio situados en el paseo marítimo de Calp, delante de la playa de la Fossa. Varios jóvenes se pelearon y uno de los implicados acabó apaleado, inconsciente y al suelo, con varios golpes en la cara.

Cuando la Guardia Civil, la policía local y una ambulancia llegaron al lugar, se encontraron al chico herido en el suelo, convulsionando y sangrando por las orejas. La ambulancia lo trasladó a un centro de salud de Calp, sin embargo, visto su estado crítico, lo acabaron llevando al hospital de Dénia, donde ingresó en el UCI.

Antecedentes por palizas, una mortal

El herido quedó en coma durante varios días, y no pudo identificar a sus agresores. Ante la imposibilidad de declarar, los policías tuvieron que interrogar una larga lista de camareros y gerentes de los locales de ocio de alrededor hasta que, finalmente, pudieron identificar a los cuatro autores de la paliza.

Los implicados, cuatro jóvenes de entre 19 y 23 años, tenían antecedentes policiales por delitos parecidos. Uno de ellos, de hecho, está imputado por haber participado en una paliza parecida que acabó con la víctima muerta: un joven de 24 años que murió en las puertas de un pub de Xaló, en la misma comarca, en marzo del 2017.

Los cuatro detenidos, de cuatro nacionalidades diferentes - un español de 21 años, un marroquí de 19, un rumano de 21 y el otro, ucraniano, de 23 años - han quedado en libertad después de declarar ante el juez. Sin embargo, tendrán que pasar por los juzgados cuando se les llame a declarar.