Said Hourmati fue visto por última vez el pasado sábado 15 de junio. Este joven de 32 años no volvía a casa de su hermana en el barrio Pere Garau de Palma (Mallorca) tras una larga jornada de trabajo como albañil. Cuatro meses después, su familia sigue sin tener noticias suyas y el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se ha volcado con la investigación de una desaparición que se considera "inquietante".

La boda

El joven de origen magrebí se esfumaba pocos días antes de su boda. Said iba a casarse en su país con su novia Saida y estaba muy ilusionado con el enlace. El día de su desaparición, el jefe de la empresa de construcción que le había contratado recientemente como albañil le dejó en la barriada Pere Garau, en la que llevaba un tiempo residiendo junto a la familia de su hermana. "Como no tenía llaves no fue directamente a casa, sino que acudió a un bar. Iba sucio, vestido de albañil, así que es muy raro que hiciera planes para salir de noche sin pasar por mi casa", explica la hermana del desaparecido en declaraciones a Ultima Hora.

Sucio y sin dinero

Su familia decidió no darle más importancia a su ausencia. Al principio pensaron que se había ido a pasar el fin de semana con amigos, pero tras no presentarse el lunes en el trabajo, su hermana fue a comisaría a denunciar la desaparición. "Está muy claro que no se fue voluntariamente. Dejó el dinero, el pasaporte, su ropa y sus pertenencias en mi casa", señala la familiar, que añade que Said envió -poco antes de esfumarse- 600 euros a su madre, en Rabat (Marruecos), para la boda que tenía prevista ese mismo verano.

Casada

Según informa el mismo medio, los investigadores tratan de esclarecer si el joven tuvo problemas con una mujer casada con la que mantenía una relación muy estrecha. Said trabajó durante años en una finca en Mallorca, donde entabló una gran amistad con la dueña, una mallorquina bastante mayor que él que llegó a afirmar -en una de sus intervenciones tras conocerse el caso- que había hablado con el chico la noche de la desaparición. La policía estudia ahora si el marido de la mujer pudo llegar a amenazar al trabajador como una de las hipótesis, pero no descarta ninguna otra línea de investigación.