Lucas Diego López, de diez años y natural de Santander, sufre una parálisis cerebral que le provoca un retraso psicomotor grave, epilepsia secundaria y autismo. Su silla es imprescindible para que se desplace con autonomía y este mismo viernes 28 de febrero alguien la ha robado en el mismo portal de la vivienda familiar.

Piden colaboración ciudadana

Los padres del niño, a través de la cuenta de Facebook “La vida de Lucas”, donde cuentan el día a día del menor, han pedido la colaboración ciudadana para recuperarla cuanto antes: “Hoy os tenemos que pedir vuestra colaboración de forma muy especial. ¡Han robado la silla de Lucas en su propia casa!".

Además, han comunicado que están seguros de que alguien va a tratar de venderla en alguna plataforma de segunda mano. Por ello, han facilitado una fotografía y el nombre del modelo de la silla para que los ciudadanos puedan identificarla y contactar con la familia en caso de que den con ella: “El modelo se llama EIO tomato color negro, con un saco negro y gris especial. Si alguien la ve, por favor, poneros en contacto con nosotros al teléfono 676 498 564”.

En 2012, los padres dieron a conocer la grave situación de Lucas y desde entonces han realizado numerosos eventos solidarios para recaudar fondos, ya que sigue un tratamiento en Estados Unidos que supone un desembolso de 20.000 euros al año y una visita cada seis meses al centro médico The Family Hope Center, en Pennsylvania, Estados Unidos, según informa 20 minutos.