Un juzgado de lo penal de Barcelona ha condenado a un hombre a medio año de prisión y más de 2.000 euros de multa e indemnización por haber maltratado a un zorro en una finca de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona). El hombre atrapó al animal con una jaula-trampa y lo dejó varios días ligado a los barrotes sin agua ni comida.

Los Agentes Rurales encontraron al zorro, hembra, pero la tuvieron que sacrificar ante las importantes lesiones que tenía. La sentencia se considera pionera porque no hay muchas condenas por maltrato de animales salvajes.

La sentencia considera probado que los primeros días de mayo de 2017 el hombre, propietario de una finca forestal, dejó activadas dos jaulas-trampa de grandes dimensiones con el fin de capturar de forma indiscriminada animales salvajes, especialmente mamíferos. Una persona que vio la jaula con el animal avisó a los Agentes Rurales.

Ató el cuello a los barrotes con un cable eléctrico, haciendo que sufriera mucho dolor y estrés

 

Hacia las 2 del mediodía del 14 de mayo dos agentes rurales encontraron las trampas y en una de ellas había un zorro hembra subadulto. El acusado lo habría capturado y le habría atado el cuello a los barrotes con un cable eléctrico, sin dejarle comida ni agua, "circunstancias buscadas y aceptadas por el acusado". Esta situación había provocado en el animal un "padecimiento" importante, pero los agentes rurales no llevaban las herramientas adecuadas para recuperarlo.

Al día siguiente los agentes trasladaron el zorro al Centro de Recuperación de Fauna de Torreferrussa, perteneciente a la Dirección General de Políticas Ambientales de la Generalitat. Después de examinar al ejemplar, se vio que el zorro presentaba lesiones faciales profundas causadas por el frotamiento y el traumatismo continuado contra los barrotes de la jaula donde había sido encerrado, e incluso tenía algún diente roto al intentar liberarse. También presentaba síntomas claros de desnutrición. El caso se llevó a la Fiscalía de Medio Ambiente de Barcelona y al juzgado de instrucción número 4 de Sant Feliu de Llobregat.

Guineu ACN

Las lesiones en la cara del zorro que se hizo cuando estaba ligado dentro de la jaula-trampa. ACN

"La situación de maltrato y consecuente sufrimiento que el acusado causó al animal de manera intencionada e injustificada provocaron que el zorro sufriera mucho dolor y un estrés extraordinario", asegura la sentencia. A consecuencia de las graves lesiones, el animal tuvo que ser sacrificado con la administración endovenosa de barbitúricos.

El uso de jaulas trampa para capturar fauna salvaje está totalmente prohibido por el Convenio de Berna de 1979, varias directivas europeas y leyes españolas y catalanas de protección animal y de la biodiversidad, ya que se trata de "métodos de caza masivos, no selectivos e indiscriminados, que afectan numerosas especies de mamíferos de la fauna salvaje vertebrada que habitan en la zona donde el acusado practicaba la caza ilegal", recuerda la magistrada.

jaula-trampa ACN

La jaula-trampa en la finca forestal de Sant Vicenç dels Horts. ACN

Por todo eso, el juzgado de lo penal número 26 de Barcelona ha condenado al hombre a seis meses de prisión por un delito de maltrato animal, 1.800 euros de multa por dos delitos contra la fauna, tres años de inhabilitación para oficio o comercio relacionados con animales, tres de inhabilitación de permiso de caza y pesca y tres de tenencia de animales. Además, tendrá que pagar 238,55 euros por los gastos causados en el centro de Torreferrusa y 100 euros de indemnización por la muerte del animal. El ingreso en la prisión se suspende si en dos años el hombre no vuelve a delinquir.