La magistrada del juzgado de instrucción número 7 de Manresa ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para los miembros de la nueva Manada de Manresa. Los cuatro jóvenes -de entre 18 y 25 años- detenidos por la violación en grupo de una chica de 17 años en un piso ocupado en el número 17 de la calle d'Aiguader de la ciudad ingresarán en un centro penitenciario en las próximas horas a la espera de la celebración del juicio. La decisión se ha producido después de que la jueza ordenara esta tarde un receso hasta las seis de la tarde.

Incógnito

Los cuatro detenidos -al menos dos de los cuales son jóvenes extutelados por la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA)- han llegado a los juzgados a las diez de la mañana en dos furgonetas custodiadas por los Mossos d'Esquadra. Tres de los arrestados se han acogido a su derecho a no declarar mientras que el cuarto sí que ha contestado a las preguntas de todas las partes. Según informa el TSJC, los cuatro han necesitado intérprete. Poco antes y, en una furgoneta no logotipada, ha llegado la menor de incógnito -acompañada de una psicóloga del Servei d'Emergències- con el fin de preservar su identidad. La joven, de 17 años, ha acabado de declarar a las dos de la tarde.

Una vez ordenado el receso, los Mossos d'Esquadra se han llevado a los arrestados custodiados hasta la comisaría y los han devuelto a los juzgados para reanudar la vista. Los abogados de los jóvenes, todos de oficio, se han negado a hacer declaraciones y sólo ha hablado el abogado de la víctima, Toni Calvet, quien ha pedido respeto por la menor teniendo en cuenta "que la información es lo suficiente importante para dejarlo aquí".

Problemáticos

Según ha una vecina del bloque donde presuntamente fue violada la chica el pasado domingo de madrugada, los cuatro detenidos pertenecen a un grupo de unas 10 personas que ocuparon el tercer piso del número 17 de la calle d'Aiguader ahora hace unos cuatro meses. Desde su llegada, el edificio y la calle eran un escondite de jóvenes y una fuente de problemas. A raíz del incidente, el Ayuntamiento de Manresa hará tapiar el piso donde se produjeron los hechos después de una inspección sanitaria que se ha llevado a cabo este martes. Antes, se tendrá que limpiar la vivienda debido a la suciedad que se acumula, desde restos de comer, chinches, varios colchones y garrafas con orina dentro, ya que la vivienda no dispone de lavabo. El propietario del piso, un particular residente fuera de Manresa, se tendrá que hacer cargo del gasto de limpieza y tapiar la vivienda, aunque lo hará el Ayuntamiento de forma subsidiaria.

Protesta

Los colectivos feministas de Manresa, con el apoyo del Ayuntamiento de Manresa y el Consejo Municipal de la Mujer, han convocado una concentración este martes a las ocho de la noche a la plaza Sant Domènec de la capital del Bages. Con esta convocatoria, quieren mostrar su rechazo y solidarizarse con la víctima y su familia.