A las siete de la tarde de este domingo un preso de la prisión de Mas de Enric (Tarragona) ha agredido de manera violenta a una de las funcionarias del centro. Uno de los reclusos, en el momento de salir de las celdas para ir hacia el comedor, se ha enfrentado con una de las funcionarias y le ha dado varios golpes por todo el cuerpo.

La funcionaria ha podido activar el servicio de emergencia del centro y un compañero suyo, el jefe de guardia del módulo 6, ha ido a ayudarla para intentar reducir al preso conflictivo. La mujer ha recibido varios golpes por todo el cuerpo y el hombre, después de recibir un empujón del preso, se ha caído por escaleras. Los dos miembros del personal de la prisión que intervinieron en la dificultad tuvieron que recibir atención médica.

A la celda de aislamiento

Aunque parecía que el preso podía conseguir el control de la situación, habiendo ganado la batalla con los dos funcionarios, por suerte, los refuerzos con material antidisturbios pudieron acceder al módulo 6 y retener al preso violento y poder trasladarlo a una celda de aislamiento. Según han detallado fuentes de los sindicatos de los funcionarios de prisiones, el recluso es de gran envergadura y tiene mucha fuerza.

Finalmente el hombre pudo ser trasladado a este espacio de la prisión, una zona de castigo para presos violentos. Desde los sindicatos se asegura que el incidente hubiera podido acabar en tragedia y lamentan que nadie los escuche. Su demanda, que se repite cada vez que hay incidentes, es que falta personal a las prisiones catalanas, cada vez más pobladas.