Un preso de 28 años ha sido encontrado muerto este lunes a las siete de la mañana en su celda del módulo 5 del Centro Penitenciario de Ponent, en Lleida, según ha confirmado el Departamento de Justicia.

No tenía antecedentes por toxicomanía

Fuentes próximas han apuntado que la causa de la defunción podría ser por muerte repentina y también han señalado que el recluso no contaba con antecedentes por toxicomanía.

Asimismo, parece ser que el joven se habría quejado a su compañero de celda de un dolor en el pecho. El Departamento de Justicia esperará los resultados de la autopsia para acabar de determinar las causas concretas de la muerte de este recluso.