Abre la tapa de su inodoro por la mañana y encuentra a una serpiente desayunándose a una rata. Jana Engler, una australiana de 35 años, se ha llevado un buen susto cuando iba a utilizar el baño antes de ir a trabajar.

Los hechos pasaron el sábado a Queensland, Australia. Engler se disponía a prepararse a las 4 de la madrugada para ir a trabajar cuando, de repente, encontró una pitón comiéndose a una de sus presas.

Montó una barricada en el baño

Según el testimonio de Engler, tardó un poco a saber qué era lo que estaba viendo: "Estaba confundida y me pregunté qué era lo que había en el suelo", asegura. Pero descubrió rápidamente que era una serpiente, y se asustó.

Decidió encerrar al reptil en el baño y tapar todas las grietas y posibles vías por donde podría salir. A continuación, se fue a buscar a su hijo mayor, que dormía en su habitación, y se fueron de la casa.

Desaparición repentina

La mujer llamó un cazador de serpientes, según dijo al Daily Mail Australia. Sin embargo, cuando llegó el profesional, no la encontraron en ningún sitio.

"El hombre intentó calentar el váter con mi secador de cabello para ver si todavía estaba, pero no apareció", afirma. El cazador le dijo que, seguramente, el reptil había vuelto cañerías abajo.

Ahora la familia tiene miedo: es el único baño de la casa

Según lo que le dijo el hombre, la pitón podría haber acabado en el váter de Engler persiguiendo ratas por las cañerías.

Pero la mujer no se ha quedado tranquila: "La serpiente todavía está fuera... ¡Y es el único baño que tenemos!", dice. "Estoy un poco preocupada por si vuelve a venir", continúa.

Una aventura familiar

Engler asegura que, cuando fue a despertar a su hijo para que viera lo que tenían en el váter, salió rápidamente de la cama y se quedó muy impactado. De hecho, asegura, ambos lo estaban.

Ahora la mujer se toma con humor este suceso e, incluso, espera poder sacarle rédito: espera que la "fama de la serpiente en el váter" dé publicidad a su nueva empresa, Jana's Bakeghouse.

"¡Quizás es una bendición en un váter!", bromea. Eso sí: espera que la pitón no vuelva por su casa.