La familia de Anahí Benítez, una chica que fue secuestrada, violeta y asesinada hace dos años en Buenos Aires, en Argentina, ha sido el objetivo de un caso que se desconoce, por ahora, si es una simple gamberrada o una amenaza seria.

Hace pocos días, los familiares y amigos de la joven vieron que alguien había entrado en su cuenta de Facebook y había cambiado la foto de perfil. Poco después, las mismas personas empezaron a enviar mensajes amenazadores e inquietantes a sus contactos.

La madre, particularmente, recibió uno que aseguraba: "La chica que hay enterrada no soy yo, ayudadme por favor: me tienen secuestrada". Otros familiares y amigos recibieron mensajes similares y con un tono igualmente macabro.

mensajes facebook anahi

Los mensajes que recibió la madre eran inquietantes / Clarín

Dos acusados

La familia denunció inmediatamente estos mensajes, y cree que tienen que ver con la proximidad del juicio oral del caso, de que está previsto para febrero. Hay dos acusados: uno, Marcelo Villalba, que habría violado a la chica, según las pruebas de ADN; el otro, Marcos Bazán, es el propietario de la casa donde habrían tenido la chica secuestrada. El móvil de la chica, que arrancó a un niño sin querer, dio la pista clave para cazarlos.

Sea como sea, y aunque los mensajes podrían tratarse de una simple gamberrada, la familia teme que haya otras personas implicadas en la muerte que les quieran hacer daño. De hecho, desde el inicio de la investigación, la familia vive con protección policial permanente.