Un piloto de la compañía Jet2 que estaba yendo de vacaciones a Madeira, en Portugal, se ha convertido en un héroe inesperado después de haber tenido que coger los mandos del avión donde viajaba porque el comandante se había desmayado.

El hombre viajaba como viajero en el vuelo LS765, entre Manchester y Funchal, cuando el capitán del avión, de 40 años, se desmayó en pleno trayecto. Según publica el Daily Mirror, el copiloto dio la voz de alarma, avisando de un incidente a la cabina.

El piloto, que se encontraba entre los pasajeros, se ofreció a la tripulación y entró en la cabina para ayudar al copiloto a aterrizar el avión, en una maniobra de emergencia, en el aeropuerto de Oporto, en el norte de Portugal.

Cuando el avión aterrizó en Oporto, el piloto original fue evacuado a un hospital mientras todos los pasajeros se tuvieron que esperar en que una tripulación suplente llegara para volver a partir hacia Madeira.

La compañía ofreció a los pasajeros varios vales para comer y bebida antes que el avión volviera a despegar, la misma noche, para llegar a Funchal varias horas más tarde de lo previsto.