La Guardia Urbana de Barcelona interceptó en la zona del Puerto Olímpico una discoteca móvil en el interior de un autocar: a un discobus, lo llaman. No sólo el vehículo no cumplía "los requisitos adecuados" por el transporte de personas.

Según ha asegurado la policía de la ciudad de Barcelona, el conductor de esta fiesta móvil iba drogado. Los agentes denunciaron al hombre después de hacerle la prueba y dar positivo por marihuana. El discobus quedó inmovilizado por parte de los agentes de la Guardia Urbana.

200 euros por una hora de bus 

Este vehículo pueden llegar a tener un coste de más de 200 euros por hora y según el formato del bus|, pueden llegar a viajar unas 15 personas. Hay barra, música y pantallas de televisión.

La mayoría de los clientes, como en la mayoría de la oferta de esta zona de la ciudad, son turistas que buscan en Barcelona aquello que han visto en las redes: fiesta, sexo y descontrol.

Es uno más de los capítulos de la degradación que vive Barcelona y, sobre todo, la zona del Litoral, con el Puerto Olímpico y la playa de la Barceloneta.

Sexo en la calle en la Barceloneta

Hace pocas semanas un vecino de la Barceloneta grabó a dos turistas haciendo sexo en uno de los callejones de este barrio de la ciudad. El descontrol y la fiesta, sumada a los últimos capítulos también de robos, han convertido este barrio de pescadores en una pesadilla.