Conmoción en Francia por la muerte de Philippe Monguillot, el conductor de autobús que recibió una brutal paliza paliza por unos pasajeros que querían viajar sin mascarilla en Bayona (Francia).

El conductor de autobús deja tres hijas de 18, 21 y 24 años

Philippe tenía 58 años y deja tres hijas de 18, 21 y 24 años. El conductor de autobús se encontraba en estado de muerte cerebral desde el pasado domingo, 5 de julio cuando fue agredido de manera salvaje por un grupo de jóvenes pasajeros que no se querían poner la mascarilla como marca la ley para evitar nuevos contagios de coronavirus.

Philippe Monguillot / EFE

Veronique, esposa de Philippe, y sus tres hijas, absolutamente destrozadas por la muerte de su padre tras recibir una brutal paliza en Bayona / EFE

"Papá se durmió a las 5:30 pm"

Cinco días después, el pasado viernes, 10 julio, la familia decidió desconectarlo y Philippe murió a las cinco y media de la tarde. "Decidimos dejarle ir", explica una de sus hijas, Marie Monguillot, de 18 años. La joven anunció la muerte de su padre con este mensaje: "El padre se ha dormido a las 5:30 pm".

Philippe se quería jubilar dentro de un año

Veronique, su mujer, tiene 52 años y está absolutamente destrozada por la muerte de su marido que se iba a jubilar dentro de un año.

La mujer explica que aquella noche lo esperaba en casa con su cena preferida y que después tenían previsto ir a tomar un helado en  la playa. A Veronique se le truncó la vida cuando recibió la terrible llamada del hospital donde estaba ingresado Philippe.

Los presuntos agresores tienen 22 y 23 años

Los hechos pasaron el domingo, 5 de julio por la noche cuando Philippe, de 58 años, prohibió subir al autobús a un grupo de pasajeros jóvenes que se negaron a ponerse la mascarilla en la parada de Balinchon. Los jóvenes lo atacaron dándole fuertes puñetazos y patadas en la cabeza. Al llegar el equipo de emergencias, Philippe ya se encontraba inconsciente y fue trasladado rápidamente al hospital donde al día siguiente los médicos le diagnosticaron muerte cerebral.

Los presuntos agresores han sido detenidos por la policía. Los sospechosos de la agresión tienen 22 y 23 años y los otros dos son presuntos cómplices y tienen 30 años. Los cuatro estan en la cárcel.