La Policía Local de Vigo ha conseguido rescatar a dos perros que llevaban cinco días sin comer ni beber porque su dueño había ingresado en prisión. El aviso lo dio el propio recluso que -asistido por una trabajadora social del centro penitenciario de A Lama- envió una carta a las autoridades para denunciar su abandono y evitar así una muerte segura de sus mascotas. Los animales han sido localizados en buen estado gracias a que una vecina les había proporcionado agua y alimentos y ya han sido trasladados a una protectora de animales.

Ladridos

Según ha informado en un comunicado la Policía Local de Vigo, el pasado sábado se recibió una llamada en la Sala Operativa del 092 para alertar de que dos perras se habían quedado solas en un domicilio del barrio de Teis sin agua ni comida.

Posteriormente, agentes de la Unidad Medioambiental de Intervención Rural (UMIR) se trasladaron a la zona, aunque no escucharon ladridos de perro procedentes de la vivienda ni obtuvieron respuesta de ninguna persona, por lo que no pudieron acceder al interior. Ante esta situación, solicitaron a los vecinos que les informasen si escuchaban algún ladrido procedente de la residencia, hecho que fue confirmado por una mujer al día siguiente.

Carta manuscrita

Mediante distintas gestiones realizadas por efectivos de la UMIR y su puesta en contacto con la trabajadora social de la prisión de A Lama, el propietario de los animales elaboró una autorización para permitir que los agentes accediesen a su domicilio y rescatasen a sus perras.

Finalmente, este martes, efectivos de la UMIR accedieron al domicilio mediante una ventana que no sufrió desperfectos y trasladaron a una protectora de animales a los canes, que se encontraban en buen estado dado que una vecina les había proporcionado agua y alimentos sorteando un muro que separaba ambas viviendas.