El perro que mató a su dueño atacó cuando la víctima golpeaba en la espalda a su mujer por un ataque de tos. Esta es la versión de los hechos que ha revelado un vecino de la familia de la localidad madrileña de Coslada que presenció la agresión mortal del rottweiler que acabó con la vida de un hombre de 47 años. "Al darle tos, le dio en la espalda a la señora y el perro se le abalanzó por detrás", ha explicado el testigo en declaraciones a la agencia Atlas.

Según ha informado Emergencias Comunidad de Madrid, la víctima tenía tres perros guardianes y se encontraba en el interior de la vivienda -una casa baja situada en un polígono de la zona de la estación del municipio- junto con unos familiares cuando se produjo el ataque mortal, sobre las dos de la tarde del domingo. Los familiares llamaron rápidamente a los servicios de emergencias, que a su llegada sólo pudieron confirmar la muerte del hombre, que presentaba múltiples mordeduras en la cara.

Los perros han sido retirados de la vivienda por la Unidad Canina de la Policía Local de Coslada y han sido trasladados al centro de Protección Animal de Mejorada. La Policía Nacional y la Policía Local continúan investigando lo ocurrido.