Dos vecinas que viven puerta con puerta en el barrio de As Roteas, en la parroquia de Coruxo, en Vigo, acabaron a arañazos y tirones del pelo en una discusión.

Las dos madres denuncian los hechos a la policía

Todo empezó cuando una de las madres le pidió explicaciones a la hija de la otra de por qué no había invitado a la suya a su fiesta de cumpleaños. Las dos vecinas, de 34 y 37 años, se enzarzaron en una discusión que llegó a las manos.

Cuando la policía llegó, se encontró a la primera con diversos arañazos en uno de sus brazos. Ésta les trasladó su intención de denunciar a su vecina, quien a su vez avanzó que haría lo mismo por supuestas coacciones a su hija, menor de edad.