Conmoción en Córdoba por la muerte de Pedro, el chico de 17 años que sufrió un golpe de calor mientras ayudaba a su padre a limpiar las ramas de las cepas de olivo en una finca familiar.

Se mareó de golpe y se tiró a la piscina de la finca. Al salir del agua, convulsionó

Pasó este jueves al mediodía mientras el joven trabajaba en el campo desvaretando olivos. De repente se sintió mareado y se tiró a la piscina que hay en la misma finca para refrescarse. Al salir del agua, sin embargo, empezó a convulsionar, según informa el diario Córdoba.

El chico fue trasladado en helicóptero al hospital Reina Sofía donde ingresó directamente en la UCI. A pesar de los esfuerzos del equipo médico, el joven murió sobre la una y media de la madrugada de este viernes.

Este mediodía, familiares y amigos del joven han guardado un minuto de silencio a las puertas del Ayuntamiento de Castro del Río donde se ha decretado un día de luto oficial. El joven ha sido enterrado este viernes por la tarde después de una misa funeral en la Parroquia de la Asunción.

Ya son dos las víctimas mortales por la brutal ola de calor con temperaturas claramente superiores a los 40ºC en muchas comarcas del interior.