Nueva imprudencia en la carretera. Esta vez, sin embargo, la infracción se ha hecho sobre un patinete eléctrico. Estos aparatos, que han levantado gran revuelo y debate entre la ciudadanía por cuestiones de seguridad, han llegado también a las autopistas.

Los hechos pasaron este domingo, en torno a las 10.00 horas de la mañana, al AP-9y, en Pontevedra. La Guardia Civil interceptó a una mujer de 36 años que recorrió un pequeño tramo de la carretera en patinete eléctrico. En total, transitó unos dos kilómetros.

Interceptada por la Guardia Civil

Testigos que en aquel momento circulaban por la autopista dieron la voz de alarma a las autoridades, teniendo en cuenta el peligro de la situación. Dos policías del destacamento de Tráfico en moto pudieron pararla después de que recorriera la carretera en dirección a Vigo, atravesara la mediana de la calzada y cruzara el puente de la ría en sentido Pontevedra.

No se considera conductora

A pesar del peligro y las devastadoras consecuencias que podría haber tenido esta acción, la policía la sancionó por la vía administrativa y la mujer solo tendrá que pagar 100 euros de multa. Según Juanjo López Castro, teniente del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, la razón de eso es que la mujer se considera peatona, y no conductora, informa El Mundo.

Estaba "desorientada"

Según indica el mismo diario, la mujer, cuando habló con los agentes, dijo que se había "desorientado" y que, una vez se vio sin salida a la carretera, decidió seguir circulando hasta llegar a su destino. Sin embargo, la policía recuerda que los patinetes eléctricos solo se pueden utilizar en vías urbanas y está prohibido que funcionen en vías interurbanas.