Un avión de Vueling salió con cinco horas de retraso del aeropuerto del Prat de Barcelona hacia su destino, Santiago de Compostela, la noche de este martes 22 de octubre.

Sus pasajeros denuncian el trato que recibieron por parte de la compañía aérea que prácticamente no les informó durante las casi cinco horas que estuvieron encerrados en el avión y, según cuentan, tampoco les habría ofrecido agua ni comida.

La empresa afirma que el retraso fue provocado por la gota fría que afectaba Catalunya a aquella hora y el tráfico aéreo del aeropuerto.

El vuelo VY1681 tenía que salir a las diez y media de la noche y acabó saliendo cinco horas más tarde de lo previsto.

No se les permitió "abandonar el avión" en ningún momento

Uno de los pasajeros ha explicado al diario La Voz de Galicia que la compañía les ofreció un trato pésimo para afrontar las horas dentro del avión argumentando que "no los dieron ni un vaso de agua", que no les informaron de la situación hasta pasadas las tres primeras horas de retraso y que no se les permitió abandonar el avión" en ningún momento.

Además, el hombre añade que acabó llamando la Policía Nacional y que estos le respondieron que "eran conscientes de la situación pero que no podían hacer nada". 

espera

Imagen interior del avión / La Voz de Galicia

Finalmente, los usuarios han denunciado que en un momento determinado los aires acondicionados empezaron a echar humo y no se les permitió hacer fotografías ni grabar, poniendo en duda el argumento de la compañía sobre que fueron los factores externos los que causaron el problema del vuelo. A pesar de esto, la compañía ya ha dicho que no los va a indemnizar