Una joven granadina que viajaba de Nápoles a Málaga para asistir a una boda cogió el vuelo equivocado y terminó en Munich, a 2.500 kilómetros de su destino. La chica pasó todos los controles de seguridad sin que nadie se percatara del error.

La joven salió de Nápoles el pasado 4 de octubre con un billete para volar a Málaga y asistir al día siguiente a la boda de un amigo. Su vuelo hacía escala en Burdeos, donde cogió el avión equivocado sin que nadie en los controles de acceso reparara en el fallo.

Nadie de los controles de acceso reparó en el fallo

 

Finalmente, terminó en la ciudad alemana y se perdió la boda, publica Antena3. La chica ha denunciado a la aerolínea y pide una indemnización por el fallo en los controles de acceso.

También alertó sobre qué habría podido pasar en el caso de que el avión hubiese tenido un accidente, ya que ella nunca hubiese aparecido y podría haber terminado “en cualquier lugar del mundo”, señaló.