"Hay dos bombas en el avión y explotarán, yo aviso". Esta es la frase que hizo desencadenar el pánico en un avión que cubría el trayecto entre Madrid y Palma este pasado jueves. Quien lo decía era un hombre magrebí que, custodiado por la Guardia Civil, tenía que ser trasladado desde el aeropuerto de Mallorca a Madrid y posteriormente enviado a Melilla.

El hombre lo dijo cuando la gente estaba embarcando y si bien los agentes ya avisaron a los viajeros de que no tenían que sufrir por nada y que los presos que tienen que ser trasladados en avión hacia la península lo dicen para evitar tener que embarcar.

Lo dijo mientras la gente embarcaba

La frase empezó a correr como la pólvora y se generó un verdadero pánico antes de cerrarse las puertas y muchos de los viajeros no querían subir al avión.

Los agentes de la Guardia Civil que vigilaban al hombre explicaron a los pasajeros que no había ningún problema y lo sacaron del avión. El capitán del avión se dirigió a las personas que ya habían subido para explicarles que se habían tomado todas las medidas de seguridad y que no había ningún peligro.

Vuelo sin problemas

El avión llegó sin problemas a Madrid. Fuentes policiales han confirmado que es habitual que los presos marroquíes que tienen que ser trasladados hacia Madrid hagan estas soflamas para dar miedo a los otros pasajeros.