La Ertzaintza ha detenido a un hombre de 23 años acusado de un delito de robo con violencia por arrancar un collar de oro a una abuela de 76 años. El delincuente no es la primera vez que se aprovechaba de los más vulnerables para robar. Pero esta vez, se le complicaron las cosas.

El ladrón dio un fuerte puñetazo a un chico que intentaba ayudar

La mujer salía de su casa a las 11h de la mañana de la vivienda que tiene en Sestao (Vizcaya) y el ladrón irrumpió para robarle la cadenilla. Justo en aquel momento, pasaban dos chicos que oyeron los gritos de auxilio de la víctima. Rápidamente corrieron a ayudarla y el ladrón dio un puñetazo a uno de ellos que se cayó al suelo debido al fuerte impacto.

El delincuente pudo escapar pero finalmente, con la descripción que dieron de su físico y la investigación de la policía vasca, lo han podido detener. El hombre fue detenido el viernes pasado pero los hechos tuvieron lugar el pasado 9 de octubre. No es la primera vez que robaba con esta violencia. Anteriormente ya había repetido el mismo sistema y también utilizó la fuerza para robar un móvil.