Una pareja ha sido acusada de homicidio en segundo grado por la muerte de su hijo de 21 meses. Sabina Pierre y Eddy Louis encontraron al pequeño Asher ahogado en la bañera tras volver de hacer unas compras en el supermercado. Estos padres estuvieron casi dos horas fuera del domicilio familiar en Minnesota, durante las cuales dejaron a la hermana de la víctima, una niña de nueve años, al cargo del bebé. Ambos han sido acusados de homicidio en segundo grado por negligencia y podrían enfrentarse a una pena de prisión por los hechos.

Pillados

Según informa The New York Post, Sabina y Eddy -de 25 y 56 años respectivamente- contaron inicialmente a la policía que su hijo se había ahogado en la bañera mientras estaban en el cuarto de almacenamiento contiguo a su domicilio. Sin embargo, las cámaras de seguridad de un centro comercial los captaron accediendo a una tienda de comestibles y comprando en otros establecimientos durante casi dos horas, según señala la Oficina del Fiscal del Condado de Hennepin.

Una vez descubierta la mentira, los padres confesaron los hechos, aunque declararon que pensaban que sus hijos todavía dormían. Nada más lejos de la realidad. Al llegar a casa, la pareja encontró al pequeño de 21 meses ahogado en la bañera. Rápidamente le llevaron al Hospital Fairview Southdale, donde los especialistas no pudieron hacer nada por salvarle la vida. El personal sanitario fue el que avisó a la policía al constatar cómo se había producido la muerte del bebé y ahora los padres están acusados de un homicidio en segundo grado por negligencia.