Detenido un hombre por, presuntamente, haber encerrado durante tres días a sus dos hijas, menores de edad, en la oficina donde trabaja en Elche (Alicante).

Un bocata al día

El padre de las niñas sólo iba a mediodía a darles un bocadillo y por las noches para dormir. El hombre tiene la custodia compartida de las niñas, de 12 y 15 años, y ya ha sido detenido por un presunto delito de abandono de menores, según informan fuentes de la investigación.

Sin luz, ducha, camas, habitaciones ni cocina

El hombre encerró a sus hijas el pasado jueves por la noche y no fueron liberadas hasta el domingo, después de que la madre alertara a la policía. Las niñas pidieron auxilio a través de una ventana y las vió una amiga de su madre. 

La policía accedió a la oficina forzando la entrada y vieron que el lugar no cumplía las mínimas condiciones de habitabilidad. Las luces estaban fundidas, no había duchas, camas, habitaciones ni cocina.

Las niñas fueron rescatadas y entregadas a su madre y explicaron que no pudieron llamar porque tenían los teléfonos móviles sin batería. El padre sabía que estaban incomunicadas por este motivo.