Sigue en marcha la investigación para aclarar como se convocó la orgía de sexo y drogas que se tenía que celebrar en un piso del Eixample de Barcelona este pasado viernes por la noche, en pleno confinamiento por el coronavirus.

En contacto por una web

Los Mossos d'Esquadra recibieron una llamada de uno de los hombres que tenía que ir y que finalmente se arrepintió y cuando los agentes llegaron al piso de la calle de Casp se encontraron ocho hombres y un arsenal de drogas para pasar horas de fiesta y sexo, tal como explicaron ellos mismos.

Los Mossos han interrogado a diferentes de los detenidos -algunos de ellos, ya en libertad- para intentar aclarar qué pasó y cómo se concentraron, todo y que el estado de alarma, en este piso del centro de Barcelona para hacer este encuentro sexual y psicotrópico.

Según ha explicado un portavoz del cuerpo de los Mossos d'Esquadra, los participantes de la fiesta fueron convocados por una web de citas ilegales, donde se ofrecen este tipo de sexo gay y donde se ofrece, con el precio, una gran cantidad de drogas a los participantes.

Fiesta sin parar con las drogas

Los objetivos, según los investigadores, es poder alargar, con la ayuda de la química ilegal, la fiesta y pasar muchas horas practicando sexo. Hacerlo en una situación normal ya no está permitido, por la gran cantidad de drogas que tenían, pero hacerlo en plena pandemia de coronavirus, todavía está más prohibido.