La Policía Nacional española y los Mossos han realizado este jueves por la tarde una operación a gran escala contra la droga en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona. Concretamente, el operativo ha desmontado una banda organizada que se dedicaba al tráfico y la venta de heroína, cocaína y otras sustancias a través de vendedores de latas y de narcopisos.

Un millar de agentes, entre los que hay que pertenecen a la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional ya la Brigada Móvil de los Mossos, han participado en una cuarentena de registros dentro de la llamada operación Suricata. En total se han detenido 50 personas y se han decomisado dos kilos de cocaína, tres de heroína y 2.180 pastillas.

El objetivo, según ha podido saber ElCaso.com, es detener a entre 50 y 60 personas de origen pakistaní vinculadas a la distribución de droga en el barrio del Raval, que está totalmente bloqueado por la policía. Según fuentes policiales, la operación quiere desmantelar el grupo que distribuye droga a vendedores de latas ambulantes, que también venden drogas.

Organización criminal con una gran estructura

De hecho, la organización criminal desmantelada participaba en todas las fases del negocio: desde el tráfico de drogas y de personas, pasando por la falsificación de documentos hasta la explotación de otros ciudadanos, también pakistaníes, para obligarlos a vender latas y droga y, también, a captar turistas para los narcopisos.

En el operativo, que se realiza en varios puntos del distrito, también participa el helicóptero de los Mossos y la Guardia Urbana, que aporta su apoyo logístico. El juez del juzgado número 16 de Barcelona, el responsable de la operación, ha decretado el secreto de sumario.

Guerra entre lateros

En los últimos meses, se han multiplicado los conflictos entre vendedores de latas que, también, distribuían droga y captaban clientes para narcopisos. Estas peleas llevaron a varias detenciones que, ahora, habrían culminado con esta macrooperación.

mossos operacio droga barcelona GRS

Los Mossos han aislado todo el barrio del Raval / GRS