Esta niña no tiene problemas para merendar. Sólo con 3 años, a la pequeña Olivia le gusta coger su cuchara y comerse lo que más le apetece a todas horas: yogures de fresa. Mientras su padre acababa de ordenar la despensa, la niña se comió hasta dieciocho yogures con tan sólo diez minutos.

Cuando su padre se giró y la vio le preguntó si ella solita se lo había comido todo y Olivia respondió con un rotundo "sí". El padre se quedó boquiabierto sin saber qué responder y decidió colgar en las redes la fotografía entrañable de su hija con la cucharita en la mano. La imagen se ha hecho viral y ya la han compartido más de 10.000 personas a través de Facebook.

La familia vive en Nottingham (Gran Bretaña) y por suerte, a Olivia le sentaron muy bien los dieciocho yogures.