Sergio Ruiz no se esconde. Este vecino del pequeño pueblo de Arenas (Málaga) intenta recuperar la normalidad pese al estallido mediático que ha supuesto la desaparición de Dana, su pareja y con la que tiene una hija de siete meses. Con toda la diminuta localidad tomada por periodistas y agentes de la Guardia Civil, el joven sigue acudiendo con frecuencia a la casa en la que vivía con la chica -que ya ha sido registrada en diversas ocasiones por la policía- para cuidar de un imponente caballo blanco y de su perro. Pese a que todas las sospechas se ciernen sobre él, Sergio asegura que no tiene nada que confesar y tiene claro que la desaparición de Dana ha sido voluntaria.

"Ella se ha ido porque estaba muy agobiada por las deudas. Se ha quitado de en medio", afirma el joven mientras saca del establo a Macareno, un atlético caballo blanco que utiliza para competir, su verdadera pasión y con la que ha ganado numerosos trofeos que guarda en una vitrina de su casa. Pese a la presión de los medios señala que está tranquilo y que no tiene por qué esconderse. "No he hecho nada. Solo quieren encontrar a un culpable", explica cuando se cumple una semana desde que la policía intensificó las labores de búsqueda de la joven rumana de 31 años que desapareció el pasado 12 de junio.

Dana desaparecida Malaga Anton Rosa

Sospechoso

La casa que compartían Sergio y Dana ha sido objeto de varios registros en los últimos días. Agentes de la Guardia Civil han tomado muestras de las dos hogueras que se encontraron en los alrededores de la vivienda y cuyos restos todavía son visibles. También se llevaron del domicilio -que fue fregado con salfumán y lejía algunas muestras biológicas que están siendo analizadas en el laboratorio. Toda esta actividad ha obligado a Sergio a trasladarse junto con la pequeña Lucía de tan solo siete meses a la casa de sus padres, también en Arenas.

Dana desaparecida Malaga Anton Rosa

Sergio es consciente que es el principal sospechoso y siente como la policía vigila sus movimientos. Según ha podido saber El Caso.com, en su entorno más próximo también empiezan a aparecer dudas sobre su grado de implicación en la desaparición. Sin embargo, el joven continúa defendiendo que Dana se fue voluntariamente y apunta a las amenazas de un prestamista como el motivo de su desaparición. "Empezó a pedirle dinero a gente rara", explica el hombre, refiriéndose a un conocido de la mujer que le prestó algo más de 12.000 euros para poder montar una cafetería en el antiguo Bar Los Pilares de la localidad vecina de Vélez-Málaga.

Dana desaparecida Malaga Bar Anton Rosa

Impagos

Según señala la pareja de la desaparecida, esta no era la primera vez que Dana pedía dinero para empezar un nuevo negocio. La joven había intentado emprender en el mundo de la hostelería al menos en tres ocasiones y el resultado siempre había sido negativo. Sergio le aconsejó en varias ocasiones que dejara de probar fortuna en este sector, pero ella seguía empeñada en tener su bar y volvía a endeudarse. "Era muy orgullosa. No quería que nadie le dijera lo que tenía que hacer", recuerda.

Dana desaparecida Malaga Bar Anton Rosa

Estos mismos contactos no solo le hacían préstamos, sino que también le habrían proporcionado a la chica el coche blanco que conducía y que estaría a nombre de una anciana inglesa de una residencia próxima. Además de las deudas, Sergio asegura que la joven tenía un largo historial de impagos y que incluso le habían embargado el piso en el que vivía antes de mudarse con él. "Nos llegaban las cartas del juzgado a casa, pero ella nunca se presentaba a los juicios", comenta.

Búsqueda

La desaparición de Dana parece complicarse a medida que se van conociendo nuevos detalles sobre los negocios y la vida de la joven, en paradero desconocido desde el pasado 12 de junio. Agentes de la Guardia Civil y efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) siguen peinando los cerca de 27 kilómetros cuadrados que comprenden el término municipal de Arenas y la zona próxima del castillo de Bentomiz en busca de algún indicio o rastro de la mujer.