Un niño de cinco años ha salvado a su hermana y su perro de morir en un incendio en su propia casa. El pequeño ha sido nombrado bombero honorífico por su valentía.

Por la ventana

Noah Woods tiene cinco años y vive en Bartow, en Georgia (Estados Unidos). Hace unos días, se despertó a mitad de la noche con su habitación en llamas. El pequeño reaccionó rápidamente y cogió a su hermana pequeña de dos años y salió por la ventana.

Cuando la hubo dejado en un lugar seguro, volvió a entrar para sacar a su perro. "Al hacer esto, el niño se hizo quemaduras leves en el brazo y mano y una parte del pelo le quedó chamuscado", ha explicado Dwayne Jamison, jefe de los bomberos de la localidad a Infobae.

Casa quemada / Twitter

La casa quemada de Noah y su família / Facebook

Justo después, el niño fue hasta la casa de su tío, muy cercana a la suya, para que alertara al resto de la familia y pudieran escapar

Los bomberos se desplazaron hasta el lugar de los hechos para apagar el fuego y los sanitarios atendieron a Noah y sus familiares "por quemaduras leves e inhalación de humo".

Según las primeras pesquisas, el fuego empezó en la habitación de los niños y se produjo por una sobrecarga eléctrica.

Bombero de honor

Gracias a su gesto, los ocho miembros de su familia que se encontraban en casa se salvaron de morir quemados: "Mi amada familia pudo salir de casa. Si no fuera por Noah, no estaríamos aquí hoy", ha expresado David Wood, abuelo del pequeño.

Es por esto que el departamento de bomberos de la localidad le ha condecorado como bombero honorífico: ​“Hemos visto antes casos de niños que alertan a sus familias, pero nunca un pequeño de cinco años que pueda ser capaz de hacer esto. Es extraordinario”, ha dicho Jamison.