La Guardia Urbana de Lleida ha pillado a un niño de 12 años conduciendo una furgoneta por un aparcamiento público de la ciudad.

Según ha informado el cuerpo, una patrulla observó, el viernes, una furgoneta que circulaba a gran velocidad por una zona de aparcamiento que hay en el recinto de los Campos Elíseos, entre el pabellón azul y el pabellón 3 de la Feria de Lleida.

Los agentes empezaron a seguir la furgoneta, que finalmente se detuvo cuando se quedó atascada entre varios vehículos que había aparcados. Cuando se acercaron al conductor, los agentes descubrieron que el conductor era un niño de 12 años.

El padre le había enseñado a conducir

El menor les explicó que, mientras su padre asistía a un acto religioso en el interior de uno de los pabellones, el niño había aprovechado para conducir su furgoneta. El menor también les explicó que había sido su padre a quien le había enseñado a conducir el vehículo.

La Guardia Urbana fue, entonces, a buscar al padre del niño. Después de haberlo identificado, el hombre aseguró que el chico le había cogido las llaves del vehículo sin permiso.

Los agentes iniciaron unas diligencias informativas de los hechos para que se investigue si hubo algún delito en los hechos.