Un niño de cinco años ha matado a su hermano de 4 de un disparo en la cabeza. El terrible suceso tuvo lugar el domingo por la noche mientras los pequeños estaban jugando en su casa en Fort Worth, en Texas y encontraron una pistola.

La madre dormía en la habitación contigua

La madre estaba durmiendo en la habitación contigua y se despertó por el ruido del tiro. Fue corriendo a la habitación donde jugaban los niños y vio que el más pequeño había recibido un tiro en la cabeza. Enseguida llamó a la Policía y a los servicios sanitarios pero ya no pudieron hacer nada para salvar la vida del niño. El pequeño fue trasladado al hospital donde certificaron su muerte.

La madre del niño tiene cinco hijos más. De entrada, la policía considera que es un hecho accidental y no ha presentado ningún cargo contra los padres del niño.