Un niño de 9 años está acusado de haber provocado un incendio que quemó un bungalow y que mató a cinco personas, dos adultos y tres niños. Ahora, lo acusan de cinco cargos de asesinato en primer grado.

El fuego, que pasó el pasado abril, acabó con la vida de una mujer de 69 años, un hombre de 34, dos niños de dos años y otro de un año. Todos estaban dentro de un bungalow en un aparcamiento próximo a Goodfield, en el estado norteamericano de Illinois. No se han hecho públicos los detalles sobre la relación que tenían con el niño ahora acusado del crimen.

El caso, evidentemente, es polémico. La fiscalía admite que acusar a un niño de 9 años de un crimen tan grave ha sido "una decisión dura" pero necesaria; el abogado defensor, en cambio, asegura que "si un niño de 9 años no sabe que Papá Noel no existe, ¿cómo lo tienen que acusar de matar a una familia?".

Sea como sea, las pruebas forenses han demostrado que el fuego fue provocado. Sin embargo, todos los expertos coinciden en decir que los cargos son absolutamente desproporcionados y que pueden crear un trauma al niño.

bungalow quemado ua

El interior del bungalow quedó totalmente calcinado

Si el niño es considerado culpable, lo podrían dejar en libertad condicional al menos cinco años y un máximo de doce, hasta que el niño sea mayor de edad. Sea como sea, se espera que le hagan seguir terapia y asesoramiento después de enfrentarse al juicio.

En todo caso, el niño no ha sido arrestado: la edad mínima de detención son 10 años, pero sí que lo pueden juzgar. Se sumaría a otros casos, como el de un niño de Michigan que fue acusado de matar de un tiro a su madre el mes pasado: el caso fue archivado porque el niño era inimputable.