Una niña de seis años fue detenida y trasladada esposada a un centro de detención juvenil tras una pataleta en la escuela. Los hechos tuvieron lugar en un colegio de primaria de Orlando (Florida) cuando la pequeña empezó a portarse mal en clase y fue enviada a las oficinas del centro, donde presuntamente agredió al agente escolar al cargo. El policía decidió esposar a la niña y llevarla al Centro de Evaluación de Menores en Orlando, lugar en el cúal le tomaron las huellas dactilares y le hicieron las tradicionales fotografías policiales.

Por las muñecas

El suceso ocurrió el pasado jueves, cuando Kaia Rolle, alumna de primero en la escuela Lucious and Emma Nixon Elementary en Orlando (Florida), comenzó a portarse mal en el aula. Fue entonces que su maestra la envió a las oficinas de la escuela, donde sufrió una pataleta y, cuando un empleado intentó tranquilizarla agarrándola de las muñecas, la niña le golpeó. Dennis Turner, agente escolar del centro educativo, decidió esposar a la niña y la trasladó al Centro de Evaluación de Menores en Orlando por agresión.

En este centro le tomaron las huellas dactilares y le hicieron las tradicionales fotografías policiales a la pequeña, para incredulidad de su abuela Meralyn Kirkland, según le contó al canal local WKMG. Kirkland excusó el comportamiento de su nieta, que fue liberada y se encuentra en casa con la familia, al asegurar que tiene falta de horas de sueño como consecuencia de una apnea del sueño. "Ella tiene una condición médica que estamos trabajando para resolver", dijo Kirkland al agente Turner cuando pudo hablar con él. "Entonces él me dice:" Bueno, yo tengo apnea del sueño y no me comporto así".

Investigación

La indignada abuela no termina de creerse por lo que tuvo que pasar su nieta. "¿Cómo le haces eso a un niño de 6 años y solo porque ella pateó a alguien?", se preguntó. La Policía de Orlando ha informado de que está investigando la actuación de Turner, que detuvo ese mismo día a otro menor, en este caso de 8 años, que fue puesto en libertad después de ser procesado en el centro de detención juvenil. Según la agencia local del orden, antes de que uno de sus oficiales detenga a un menor de 12 años debe recibir aprobación por parte de un supervisor, cosa que Turner nunca hizo.