Maisie estaba haciendo volteretas y practicando el pino con su madre cuando, después de una caída, quedó paralítica.

Los hechos pasaron en junio, en la localidad de Hullbridge (Essex, Reino Unido). La niña estaba con su madre haciendo acrobacias cuando, de repente, se mareó, la barriga le empezó a doler y cayó. En cuestión de un mes dejó de caminar.

Sin diagnosis

Su madre, Louise Jones, de 47 años, la llevó inmediatamente al hospital de Southend, pero allí los médicos no pudieron diagnosticar qué le pasaba a su hija. Enviaron a la niña a casa cuando caminaba un poco, pero con muchas dificultades. En pocos días, la tuvieron que ingresar.

Una enfermedad neurológica

En el mes de julio Maisie tuvo un ataque y tuvo que ser trasladada el hospital de Great Ormond Street. En aquel momento, no podía mover el cuerpo a partir del cuello.

Los médicos de este centro hospitalario le diagnosticaron un trastorno neurológico funcional (FND, en inglés). Esta enfermedad afecta al sistema neurológico del cuerpo y a su funcionamiento, porque el cerebro deja de enviar y recibir los mensajes correctamente. De esta manera, el control del movimiento se hace imposible porque el cuerpo no sabe cómo responder a los mensajes y las acciones que se le piden.

No camina desde julio

Maisie no ha sido capaz de caminar desde que ingresó en el hospital. Ahora su madre se dedica a cuidarlos a ella, que no puede ir a la escuela, y a su hermano de 5 años, que tiene un trastorno del espectro autista.

"Nuestras vidas han cambiado completamente", asegura Louise. "Maisie está devastada porque ya no se puede levantar y no correr, y su hermano no entiende por qué ya no pueden jugar juntos. Estamos desesperados", continúa, según informa Metro.

Sin cura para este trastorno

Los expertos tienen muy poca información sobre esta enfermedad, y la consecuencia de esto es que no hay una cura o tratamiento que ayuden los pacientes. Así pues, lo único que puede hacer el personal médico es ofrecer terapia psicológica y fisioterapia.

La familia ha abierto una campaña de GoFundMe con el fin de recaudar fondos para ayudar a Maisie a mejorar.