Yulia Sharko, de 21 años, ha muerto accidentalmente después de que su hija de 2 años apretase accidentalmente el botón automático de la ventanilla. La joven madre intentó sacar a la pequeña por la ventana del asiento delantero y, sin querer, la menor presionó el botón, cerrando la ventana y matando a su madre.

El cuello de la fallecida quedó atrapado varios minutos hasta que llegó su marido, que la encontró inconsciente y la sacó de allí. Fue hospitalizada de urgencia y, ocho días después, murió a causa de los daños cerebrales. “Su cerebro sufrió daños irreversibles debido a las arterias colapsadas”, afirman fuentes del hospital.

El cuello de la fallecida quedó atrapado varios minutos hasta que llegó su marido

 

La investigadora Dmitry Ivanyuk, del Comité de Investigación de Bielorrusia, ha explicado que Yulia venía de su fiesta de cumpleaños en una casa en el pueblo de Staroe Selo. Al llegar a su casa y estacionar su BMW se produjo el impensado accidente. Llegó al hospital regional de Brest en graves condiciones, con signos de asfixia mecánica y traumas”.

El Comité de Investigación, sin embargo, no ha cerrado el caso y sigue examinando las circunstancias de la muerte de Yulia, que tenía otras dos hijas pequeñas: Margarita y Arianna, informa el diario Clarín.