Una niña de 12 años ha grabado a su tío mientras abusaba sexualmente de ella.

La víctima le explicó a una amiga lo que le hacía su familiar y esta se lo contó a su madre que, a su vez, avisó a los progenitores de la menor, pero no la creyeron. Entonces, se vio obligada a poner una cámara oculta.

Lo explicó a sus compañeros

La niña le explicaba a su compañera por audios de WhatsApp que su tío "le tocaba las partes íntimas, ella cerraba las piernas y él hacía más fuerza como si la quisiera violar". Los padres no creían nada de lo que explicaba porque, según ellos, "estas cosas no pasaban en familias como la suya".

Tiempo más tarde, la víctima explicó los abusos al resto de sus compañeros de la escuela y, los profesores, se pusieron en contacto con un centro psicopedagógico especializado en abusos infantiles. Estos hechos tuvieron lugar en Argentina en el 2018, según informa Head Topics.

Alguien avisó al agresor

Aprovechando que estaban de reformas en casa, la niña instaló una cámara de seguridad para tener pruebas de los abusos sexuales que sufría. El tío cayó en la trampa y se pudieron denunciar los hechos.

Cuando los agentes fueron a su domicilio para detenerlo, ya se había escapado porque alguien lo avisó de que posiblemente iría a la prisión, según la versión de Daniela, la madre de la víctima.

Desde los seis años abusando de ella

El pederasta es Leonardo Martínez, de 43 años. La víctima y el violador tenían una relación muy próxima y muchas veces sus primos la invitaban a dormir en su casa.

La fiscalía sospecha que hace más seis años que abusaba sexualmente de la menor y sus padres relacionaron el incidente con algunos problemas que sufría la niña: se hacía pipí encima y tenía dificultades en el aprendizaje escolar, según informa TN.