Sofya Zakhorova nació con una deformidad extraña: su cráneo y su frente son más anchos de lo normal y algunos dedos de los pies y las manos están fusionados. Este ha sido el motivo que le han dado en la guardería para no aceptarla, consideran que su físico "asusta a los otros niños". De momento, los médicos todavía no han conseguido diagnosticar qué tipo de enfermedad sufre la pequeña Sofya.

Las autoridades de la guardería han pedido a la familia que vuelvan a inscribir a la niña una vez se haya sometido a un procedimiento quirúrgico para cambiar su aspecto físico. La madre de la pequeña mantiene que el personal de la institución le dijeron: "primero tienen que concretar la operación. De esta forma, ella podrá ingresar en la guardería como una niño normal", según informa el diario argentino Crónica. Una operación que la familia afirma que les ha sido pospuesta varias veces.

Sofya i la seva mare

Esta acción discriminatoria ha pasado en la República de Bashkortostan, Rusia, donde el gobierno local ya se ha comprometido a ayudar a la familia y ha abierto una investigación sobre la guardería y el centro de salud para determinar los factores que han retrasado la operación de la niña.

Peligro en su desarrollo

Varios expertos han alertado de que una decisión así puede perjudicar gravemente en el desarrollo emocional y personal de la niña, "cuanto más rápido (Sofya) pueda ir en la guardería, más fácil será para ella aceptar las condiciones con las cuales le ha tocado vivir y crecer" declara la psicóloga Ekaterina Belan a varios medios locales.

Solidaridad con la niña

La organización benéfica local llamada Rainbow of Goodness se ha implicado en el caso y ya ha pedido en la guardería la revisión de la situación de la pequeña y su admisión en la escuela.

Además, Radiy Khabirov, jefe de gobierno de la República, se ha comprometido personalmente a revertir la situación de pobreza familiar en la qué vive a la niña. Actualmente reside con sus padres y sus abuelos maternos en una misma casa sin agua corriente, ni cocina, ni calefacción.