La madre de una niña madrileña de 12 años ha llevado a los tribunales a la Comunidad de Madrid por un caso de acoso escolar de índole racista.

La pequeña, que ahora tiene doce años, sufre secuelas y está bajo tratamiento psicológico tras varios episodios de acoso escolar por su color de piel.

La directora le respondió que la niña debía sacar carácter y acostumbrarse

 

Cuando la madre denunció la situación a la escuela, la directora le respondió que la niña debía sacar carácter y acostumbrarse. También defendía a la víctima ante los alumnos diciendo que no era negra sino “marroncita, del color del chocolate”, hecho por el que fue destituida, publica infoLibre.

La unidad de acoso de la Comunidad de Madrid no detectó el problema, a pesar de que la propia expresidenta, Cristina Cifuentes, había reconocido irregularidades y deficiencias anteriormente. El próximo martes comenzará el juicio.