Nico, un bebé de seis meses con leucemia, necesita un trasplante de médula para poder seguir viviendo. La de su hermano de nueve años no le es compatible. Por ello, sus padres han iniciado una campaña en redes sociales para animar a la gente a donar.

“Hoy es Nico, mañana puedes ser tú o cualquier otra persona. El altruismo y la generosidad humana son los valores en los que se basa la donación de médula ósea y, gracias a ella, es posible la curación de muchas personas afectadas de graves enfermedades", aseguran en una web en la que explican cómo puedes hacerte donante de médula.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Este no es todavía #elmejoranunciodelmundo que tanto esperamos, pero sí que es de los mejores que hemos tenido en mucho tiempo. Después de casi tres meses sin salir del hospital en Málaga este #Supernico ha recibido el alta para poder ser trasladado a Sevilla y empezar el segundo ciclo de quimio la semana que viene. Así que ¡Tenemos vacaciones! Que el veranito llega para todos. Si hay alguien del equipo del Hospital Materno-Infantil de Málaga que lea esto queremos darles mil gracias por haber luchado tanto porque este chiquitín saliera adelante y por el cariño siempre. Queremos dar las gracias también a todos y todas por la difusión y el apoyo, se agradece muchísimo en momentos así. ¡Un donante de #medulaosea para este campeón ya! #imparablescontralaleucemia #leucemia #cancerinfantil #bebe #supernico #superheroes #siemprefuerte

A post shared by supernicobuscamedula (@supernicobuscamedula) on

“Su pequeño Superman”, que es como le llaman sus padres, tiene seis meses y lleva tres luchando contra una leucemia. Nada más diagnosticarle le trataron con quimioterapia en el Hospital de Málaga pero cogió una infección pulmonar y estuvo en la UCI. Trasladado desde Melilla hasta Sevilla, permanece hospitalizado para recibir quimioterapia mientras espera un trasplante de médula, lo único que puede salvarle la vida.

A la espera de esa médula, el pequeño va a recibir en el Hospital sevillano Virgen del Rocío otro ciclo de quimioterapia, con todos los riesgos que conlleva para un bebé. Los padres lamentaron haber conocido hace unos días a Rafa, otro niño de solo cuatro años con la misma leucemia que Nico, y que falleció en Oviedo mientras esperaba un trasplante de médula que nunca llegó.