Una mujer ha sido condenada por darle una golpe en la cabeza a su hijo de 12 años en medio de la calle. La sentencia ha castigado a la vecina de Pontevedra, que tendrá que abonar a la Administración una multa de 240 euros por un delito leve de lesiones, y 90 euros a la criatura en concepto de indemnización.

Condenan a una mujer por pegar a su hijo en medio de la calle

Una mujer es condenada a pagar una multa después de agredir a su hijo de 12 años. La resolución sostiene que, a la mañana del día del incidente, el menor se encontró con su madre en una calle céntrica de Pontevedra (Galicia). Mientras paseaban, aparentemente, después de una discusión, el niño dijo a la madre alguna cosa de mal gusto, y la madre le dio un tortón en la cabeza, que propulsó las gafas del joven al suelo. Inmediatamente, el niño se marchó a buscar a su padre, quien tiene la guardia y custodia desde el divorcio.

El niño le explicó al padre el incidente y, según la resolución, "los dos acudieron a un punto de encuentro para hablar con la trabajadora social". La sentencia, además, refiere que, a raíz del golpe en la cabeza, el menor sintió malestar durante los tres días siguientes.

Una madre se condenada miedo agredir en su hijo / LibreShot

Una madre es condenada por agredir a su hijo en medio del calle / LibreShot

La resolución ha sido ratificada por la Audiencia de Pontevedra, que precisó que el incidente se produjo justo cuatro horas después de que el régimen de visitas de la madre al menor se hubiera suspendido. Por eso, la Audiencia ha castigado a la mujer y le ha impuesto una multa de 240 euros que tendrá que abonar a la Administración por un delito leve de lesiones y 90 euros a la criatura (ingresados a su padre) en concepto de indemnización.

No obstante, la madre ha impugnado la condena. La mujer denuncia que esta se ha articular únicamente en las declaraciones de la trabajadora social y de su exmarido, a los cuales consideró como "simples testigos de referencia" del suceso. Pero la Audiencia le reprocha que se olvida de que la causa tuvo su origen en la declaración de su hijo: "En realidad, todos los detalles de los hechos que se conocen fueron explicados por la víctima en su momento, de manera que tanto la declaración en el plenario de su padre como de la trabajadora social, son sólo corroboraciones periféricas para reforzar la declaración del menor", afirma la sentencia. A estos testigos, los magistrados añaden el hecho de que el juez de instrucción "ha contado con un informe médico forense que corrobora la existencia de la lesión que el menor se ha referido".

La mujer tendrá que pagar una multa e indemnizar a su hijo

La mujer tendrá que pagar la multa. La sentencia alega que la acusada "no acreditó en el plenario circunstancias económicas que imposibilitan su capacidad para el pago" de la sanción, por lo que el ingreso será inminente. Seguramente la madre se pasó de rosca, o quizás se ha exagerado todo... pero la Audiencia se ha posicionado y la implicada tendrá que acatar el castigo.