Ha entrado en prisión la mujer de Barcelona que amenazó con matar a su hija pequeña, de dos años y medio, y suicidarse si no obtenía la custodia de la niña.

Envió un mensaje amenazador por Whatsapp

Hacía meses que no veía su hija de dos años i medio y aquella tarde, por orden de un juez, su ex mujer le tenía que llevar. La mujer no se presentó ni al lugar ni a la hora acordada. Todo lo contrario. Envió un mensaje por whatsapp al hombre diciéndole que había huido con la niña, que iba a matarla, que después se suicidaría y que todo era por culpa suya.

Los Mossos dieron veracidad a la amenaza

El hombre, en estado de shock, llamó al 112 a las 17.30 horas. Después de pedirle que le reenviara el mensaje escrito por la mujer, la operadora de los Mossos d'Esquadra dio veracidad al caso e iniciaron la investigación contactando con familiares, amigas y compañeras del trabajo de la huida, según publica El Periódico.

Encontraron un testamento

Los Mossos contactaron con una tía de la mujer. Esta les explicó que el día antes había pasado por su casa y le había dejado dos bolsas. En una de ellas había un testamento que había sido firmado ante notario el mismo día que la sentencia judicial daba derecho al padre a ver también a su hija.

Y una carta de despidida

En la otra bolsa que la mujer había dejado en casa de su tía había una nota de despedida que incluía sus últimas voluntades. Era del todo creíble lo que la mujer había amenazado por Whatsapp, que mataría a su hija y después se suicidaría.

Niña llorando

Detienen a la mujer de Barcelona que amenazó con matar a su hija y después suicidarse / Pixabay

En un hotel en el Pirineo

Una de las amigas con la que contactaron los Mossos, recordó que la mujer a menudo hablaba de un hotel en el Pirineo de Lleida cerca de un lago. No recordaba el nombre, pero por las descripciones la policía acabó dando con el parador. 

No sabían si estaban durmiendo o muertas

Finalmente, una patrulla de los Mossos se presentó en el hotel. En el parking del establecimiento ya vieron que estaba aparcado el vehículo de la mujer. Los policías sintieron un gran pasmo cuando desde un ventanal pudieron ver la mujer y la niña estirades, inmóviles, a la cama. No sabían si estaban sólo durmiendo o la mujer había cumplido con su amenaza. Cuando entraron los agentes, madre e hija se despertaron al momento con el ruido.

El padre se pudo reencontrar con la niña

El padre de la niña llegó al hotel a las cinco de la madrugada. Ahora sí, después de doce horas agónicas, podía recoger a su hija. A la madre la detuvieron. Ahora ha ingresado en la prisión sin fianza por un delito de homicidio en grado de tentativa.