Los Mossos siguen investigando la muerte de una mujer de 65 años que ha aparecido con heridas de arma blanca en un piso de la calle de Fluvià, en el distrito de Sant Martí, en Barcelona. Es una nueva víctima mortal por violencia en la capital de Catalunya. La segunda en pocos días. La semana pasada fue encontrado muerto un hombre en un piso de Horta, en una casa que hacía poco que una pareja había dejado vacía.

Tere no contestaba

Tere P. R. no vivía en el quinto piso de este bloque del número 112 de la calle de Fluvià. Aquí vivía, hasta que murió, su madre, Josefa. Ella ahora iba y venía de Lloret de Mar, donde tiene una casa la familia, y ahora se había instalado aquí algunos días, aunque el piso estaba vacío y con poco uso.

Su hija perdió el contacto con ella ayer por la tarde e intuyó que algo no iba bien. Cada tarde hablaban por teléfono con su madre y este miércoles, ya bien entrada la tarde, no había manera de poder hablar con ella.

La familia se puso en contacto con los Mossos d'Esquadra, y con la colaboración de los Bomberos, que se descolgaron desde la sexta planta del edificio, pudieron acceder al piso.

Encuentran a la mujer muerta en el interior del piso

En el interior encontraron a Tere, tumbada en el suelo y con lo que, según fuentes de la investigación, parecían dos heridas de arma blanca. Las pruebas forenses tendrán que dictaminar cómo murió y cuándo.

Crimen Sant Marti Barcelona

Imagen del buzón del piso donde se ha encontrado muerta a Tere P., donde todavía está el nombre de la madre y de los hermanos / GRS

Por la mañana una vecina la había visto. Y el día antes su familia había hablado con ella. La hora de la muerte no podía ser muy anterior a la hora en que fue encontrada, teniendo en cuenta estas dos pruebas de vida. Ahora los investigadores del grupo de homicidios del Área de Investigación Criminal (AIC) de Barcelona, que son los que se han hecho cargo del caso, están intentando reconstruir las últimas horas de Tere.

Pasaba unos días en la finca

Desde que murió Josefa, su madre, que el piso donde fue encontrada Tere estaba vacío. Su hermano, Juan, incluso había pedido información a la agencia inmobiliaria que hay justo debajo para vender el piso, aunque las negociaciones no llegaron a buen puerto.

Los vecinos también explican que el inmueble estaba vacío desde hacía meses, cuando falleció la madre, y que Tere iba muy de vez en cuando. Ahora, sin embargo, hacía algunos días que estaba en la vivienda. "Como si se hubiera escapado de algún lugar", asegura una vecina con quien se saludaban cuando se veían por el portal, por la amistad que tenían con la difunta madre.

¿La venta del piso, móvil del crimen?

Las investigaciones de los Mossos d'Esquadra están bajo secreto de actuaciones y no ha trascendido si la policía catalana tiene algún sospechoso o ha podido aclarar cuál es el móvil del crimen.

Lo que sí que investigan los Mossos es la potencial venta del piso. Ningún vecino recuerda ningún enfrentamiento ni pelea reciente y tampoco mala relación con el hermano, el que quería vender el piso, pero el responsable de la agencia de compra y venta de pisos asegura que la operación la quería hacer sólo el hermano y con "cierta rapidez".

Es sólo un cabo de hilo por donde tirar. La investigación de esta nueva muerte violenta en la capital de Catalunya no ha hecho más que empezar.